Eguzki alerta sobre las amenaza de construcción, tras el cierre de San Marcos, de un nuevo vertedero en la muga Astigarraga-Orereta.

Tras décadas de desarrollismo y de modelo PNV, Oarsoaldea es la comarca con el mayor grado de artificialización y de pobreza de Gipuzkoa, y con propuestas de proyectos que amenazan con incrementar esos impactos ambientales y sociales: superpuerto de Jaizkibel, TAV, nueva autopista (y van tres), PTP de Oarsoaldea, plataforma logística de Lezo-Oiartzun, etc. Más de lo mismo. Si esto no era suficiente, diferentes lobbys pretenden seguir experimentando en Oarsoaldea para seguir haciendo negocio a costa del medio ambiente y la salud de la ciudadanía.

La conocida constructora Amenabar (Mogilur S.L.) se halla tramitando la construcción de un nuevo vertedero en el Parque de Lau Haizeta (monte Txoritokieta), a 500 metros en línea recta del recientemente clausurado vertedero de San Marcos, en la muga de Orereta (Beraun).

La organización ecologista y antinuclear Eguzki ha presentado alegaciones en el proceso administrativo, solicitando la paralización de la propuesta y la denegaciones de la preceptiva autorización del Gobierno Vasco y de los Ayuntamientos de Astigarraga y Orereta.

La propuesta de Amenabar para un vertedero de residuos inertes en el Parque de Lau Haizeta (Txoritokieta), además de una instalación industrial de reciclaje de residuos de construcción, Eguzki cree que las movilizaciones sociales y ecologistas que duraron varios años (Plataforma de vecinos/as de Beraun y Altza, etc.), consiguieron el cierre definitivo del vertedero de San Marcos en 2008, trayendo la mejora del marco ambiental de Oarsoaldea. Y ahora, después de cuatro años, rebrota la amenaza neoliberal.

En este sentido debemos recordar que el entorno del Parque Lau Haizeta ha sido un entorno muy castigado por actividades como hornos de residuos, vertederos como San Marcos, grandes antenas de telecomunicación, incendios forestales, diversas canteras… Y los últimos años los camiones de Mogilur.

La actividad con total libertad de Mogilur ha generado muchas molestias entre la ciudadanía del Parque Lau Haizeta, tanto residente como visitantes, así como importantes impactos en el medio natural: contaminación acústica y atmosférica, artificialización del paisaje natural, huida de la fauna, inseguridad, malestar… generado por la no existencia de aceras con un trasiego de camiones casi incesante…

Por todo ello, las peticiones de Eguzki al Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco se pueden resumir en:

–         Denegar el permiso para la construcción de un nuevo vertedero y la instalación industrial de reciclaje de residuos de construcción en el Parque de Lau Haizeta.

–         Iniciar la tramitación, junto al Ayuntamiento de Astigarraga, para la declaración de reserva natural de ruidos de procedencia natural ( catalogado como tipo g en la legislación), para que el Parque Lau Haizeta tenga una protección acústica suficiente.

–         Analizar lo que nos parece una irregularidad: la tramitación por separado de los permisos para el vertedero y la instalación industrial de reciclaje de residuos de construcción.

–         Se pongan en marcha los medios técnicos y económicos necesarios para que el Parque Lau Haizeta se convierta en lo que se propuso desde su inicio (hace trece años): un entorno natural protegido, en el que se puedan desarrollar las actividades propias del medio natural y donde los ciudadanos de Donostialdea y Orasoaldea puedan encontrar el disfrute en esos espacios naturales y de recreo que sus barrios y pueblos no les ofrecen.

Para ello, Eguzki insta al Gobierno Vasco, y a los Ayuntamientos de Astigarraga, Orereta y Donostia a reflexionar sobre el modelo de ordenación y de uso del territorio en pleno siglo XXI, apostando por propuestas progresistas e integradas en el medio natural y social, y no por actividades que continuarían generando importantes efectos ambientales, sociales y de salud pública, repitiendo modelos intensivos ya caducos: contaminación acústica, de los suelos y de los cursos fluviales, afecciones a la fauna, molestias y afecciones a la salud en caseríos, población residente y visitantes, etc.

Eguzki sin embargo desea otro escenario de gestión y mejor futuro para las áreas protegidas y para el suelo agroganadero de protección especial de Gipuzkoa y de Oarsoaldea, como es el Parque de Lau Haizeta (Donostia, Astigarrga, Orereta).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *