Medidas positivas promovidas por los ayuntamientos vascos para la prevención de la pobreza energética en Euskadi

nube_pobreza21El Ararteko se congratula de la formalización esta semana de un convenio entre el Ayuntamiento de Irun y la empresa energética Iberdrola para proteger activamente a quienes sufren de pobreza energética en este municipio. El convenio prevé mecanismos de coordinación para evitar la suspensión del suministro energético (eléctrico y gas) en aquellos hogares más vulnerables.

Esta iniciativa del Ayuntamiento de Irun, que se une así a las adoptadas recientemente por las tres capitales vascas (Bilbao, Vitoria-Gasteiz y Donostia-San Sebastián), se inscribe plenamente en una dinámica, propugnada por el Ararteko, destinada a que las administraciones de nuestro país se doten de medios para garantizar la continuidad del suministro eléctrico y de gas a las personas económicamente vulnerables.

Este convenio tiene por objeto establecer los mecanismos de coordinación entre el Ayuntamiento y la empresa, para evitar la suspensión del suministro energético por impago de la factura a las personas empadronadas en sus municipios que puedan ser beneficiarias de una prestación económica de emergencia social, siempre y cuando cumplan los requisitos legalmente establecidos y haya crédito adecuado y suficiente. Asimismo, la compañía se ofrece a facilitar a los beneficiarios de estas ayudas el asesoramiento en materia de eficiencia energética e información.

En este sentido, el Ararteko emitió en enero una recomendación general dirigida a las administraciones vascas, con el objetivo de prevenir, reducir y paliar los efectos de la pobreza energética en Euskadi, fenómeno que afecta a varios miles de ciudadanos y ciudadanas de nuestra comunidad.

El Ararteko subraya que las medidas para luchar contra la pobreza energética están previstas en la normativa europea aplicable, la cual dispone que deben establecerse mecanismos suficientes para garantizar el suministro energético en los periodos críticos, y que estos deben incluir, en cualquier caso, los meses de invierno (diciembre, enero, febrero, marzo).

Iniciativas como las que han puesto en marcha Bilbao, Donostia-San Sebastián, Vitoria-Gasteiz y, ahora, Irun van en la dirección marcada por las normas europeas reguladoras del mercado energético (Directiva 2009/72/CEE y Directiva 2009/73/CEE), que obligan a las administraciones de Euskadi a luchar contra la pobreza energética reduciendo el número de personas afectadas y prestándoles ayuda para garantizar que no sufran cortes en el suministro de energía, sobre todo en períodos críticos.

Son, en suma, ejemplos positivos de actuación solidaria que el Ararteko llama a extender al conjunto de los municipios vascos y a las empresas comercializadoras de energía, a las cooperativas de energía renovable existentes y a otras entidades del sector que desarrollan actividades innovadoras y experimentales en esta materia.

Vitoria-Gasteiz, 5 de octubre de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *