Declaración institucional del Ararteko en el Día Mundial del Medio Ambiente 2017 «Conectar a las personas con la naturaleza».

IMG_0738El Ararteko se suma este 5 de junio a la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, promovido por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Este año el lema escogido es «Conectar a las personas con la naturaleza», una sugerente invitación a volver la mirada hacia la naturaleza que nos rodea, acercándonos a los espacios naturales más próximos, para reflexionar así sobre la Tierra, nuestro hogar común.

La mitad de la Humanidad, 3.500 millones de personas, viven actualmente en ciudades. Se espera que para el año 2030 lo haga el 60% de la población mundial. Esta sociedad altamente urbanizada tiene dificultades para mantener un contacto cercano con el medio natural. Al mismo tiempo, muchas otras personas que viven en entornos rurales, pueden seguir disfrutando de hábitats naturales. La cercanía a la naturaleza permite comprender mejor, en el día a día, la necesidad de evitar que continúe el deterioro de nuestro medio ambiente, prevenir la sobreexplotación de los recursos naturales y mantener una convivencia equilibrada entre el ser humano y otras especies que también pueblan el planeta.

El Ararteko comparte la preocupación de la ciudadanía vasca y europea ante el menosprecio ignorante y egoísta del que hacen gala algunos líderes de poderosos países en relación con la supervivencia del planeta en el que vivimos todos. Conmemorar el día del medio ambiente en este año 2017 representa una oportunidad de expresar la voluntad de los vascos de participar en la defensa de los ecosistemas, de las especies salvajes, de los recursos naturales -acuíferos limpios, aire puro… – que resultan esenciales para las generaciones venideras y para la propia supervivencia de la especie humana.

Contemplar la naturaleza, su flora y fauna, sirve para valorar en su justa medida los enormes servicios que prestan los ecosistemas. Aunque éstos no sean fácilmente cuantificables, lo cierto es que los océanos, bosques y suelos del planeta, ejercen una función esencial para la vida, actuando como enormes sumideros de gases de efecto invernadero que regulan el clima. Cada ecosistema genera sinergias de apoyo a otros ecosistemas, como, por ejemplo, el papel que juegan los insectos en la polinización, crucial para la conservación de la biodiversidad y para la producción de recursos alimenticios. Por su parte, otros elementos de la naturaleza como el sol, el viento, las mareas… generan una parte cada vez más importante de la energía primaria que requiere la sociedad para su progreso. Al mismo tiempo, los ecosistemas también sirven para deleitarse en su contemplación. Esa mera observación de la naturaleza viva produce beneficios inmateriales al ser humano: el enriquecimiento personal, la mayor sensibilidad hacia el entorno, el desarrollo de los sentidos, la reflexión o la recreación de experiencias.

Euskadi es aún un lugar privilegiado para poder disfrutar del entorno natural. Nuestro país dispone de una extensa red de espacios naturales que permiten contemplar la belleza y diversidad de valles, montes y litoral. El Gobierno Vasco, desde la declaración en el año 1989 del parque natural de Urkiola, ha designado otros ocho parques naturales a lo largo de la geografía vasca; a saber, Aralar, Gorbeia, Aiako Harria, Aizkorri-Aratz, Armañón, Gorbeia, Izki, Pagoeta y Valderejo. La Red de Espacios Naturales Protegidos del País Vasco también incluye a los biotopos protegidos de Inurritza, Itxina, Lagunas de Laguardia, San Juan de Gaztelugatxe, Leitzaran y el tramo litoral entre Deba-Zumaia. Estos espacios naturales ocupan más del 10 % de la superficie de la Comunidad Autónoma y un 20% si se incluyen los espacios de la Red Natura 2000, como son las Zonas de Especial Protección para las Aves y los Lugares de Importancia Comunitaria. La estrecha vinculación de los vascos y vascas con estos espacios naturales viene desde tiempos remotos. El Ararteko invita a los poderes públicos, a las organizaciones de defensa del medio ambiente y a la ciudadanía en general a mantener y desarrollar esa conexión vital con nuestro entorno y a garantizar la especial protección y promoción de nuestro patrimonio natural.

La jornada del 5 de junio que propone el Día Mundial del Medio Ambiente es una ocasión para renovar nuestro compromiso como pueblo con la protección de nuestro bello y diverso entorno natural. Representa una ocasión ideal para conocer mejor y apreciar los parques naturales, biotopos y otros espacios naturales que nos ofrece Euskadi. Disfrutémoslos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *